Detección, recepción de la señal y reacción.

Si falla uno de estos tres elementos, tu sistema de alarma es prácticamente inservible.


Fase 1 - Detección: El sistema de alarma en tu propiedad.

Si los dispositivos de seguridad de tu propiedad no han sido instalados cuidadosamente, ajustados a tus necesidades específicas y al diseño de tu hogar o negocio, tu sistema de alarma es prácticamente inservible.

Fase 2 - Recepción de la señal: La señal de alarma que se recibe en nuestra central de alarmas.

La comprobación y administración de la señal recibida, y la coordinación del plan de acción.
Si no hay ningún profesional de la seguridad con formación especial y experiencia que elabore un plan de acción ajustado a tus necesidades individuales y a la situación concreta, tu sistema de alarma es prácticamente inservible.

Fase 3 - Reacción: El envío de nuestros vigilantes.

Servicio de verificación y reacción (nuestros vigilantes).
Si no se envía ningún vigilante de seguridad a tu propiedad como primera reacción, el sistema de alarma es prácticamente inservible.

La transmisión de la alarma puede realizarse bien a través de la telefonía fija, un teléfono móvil, GPRS o bien haciendo uso de la transmisión IP. Para alcanzar la máxima seguridad, la central de alarmas recibe la señal tanto a través de telefonía fija como teléfono móvil, GPRS o TCP/IP.

...

Detrás de un sistema de seguridad de Alarma Universal hay personas reales. Una imagen virtual nunca podrá sustituir a una persona real, ¡ni tiene nada que ver con la seguridad!